17 jul. 2011

Mi retiro en Tushita

Esta vez tendré que hablar en primera persona del singular, ya que los diez días de retiro han sido completamente en silencio y por lo tanto sin comunicación verbal con Eugenie. Llegamos a Tushita con muchas ganas aunque sin muchas espectativas de lo que íbamos a vivir. Sabíamos que serían unos días en donde aprenderíamos a meditar, estaríamos en silencio, comeríamos vegetariano y tendríamos 3 o 4 horas al día de clases en introducción al budismo, sin conexión a Internet, ni móviles, ni cámaras de fotos.

De Mc Leod

A tiro pasado puedo decir que no solo se cubrieron mis espectativas sino que se superaron ampliamente.

Hace mucho tiempo que tenía curiosidad por el tema de la meditación aunque nunca me había acercado para descubrirla. Lo primero y más importante es la postura corporal ( y lo más difícil por mi poca elasticidad) así como la completa relajación centrada en la respiración. Luego empieza un apasionante viaje al interior de tu mente, porque sí, tenemos una mente de incalculables rincones que no percibimos en nuestro consciente, que está ahí esperando que un día te decidas a visitarla de una forma sosegada y curiosa. En toda la estancia en el centro llegamos a tener unas 40 sesiones de meditación de entre 30 y 40 minutos cada una. Como es normal cada una de ellas fue diferente. En alguna no me concentraba por algún dolor en la pierna o porque se me dormían los pies. En otras, llamadas "mindfullness", encontrabas la gloria solo dejando fluir recuerdos, visiones y descubriendo las sensaciones que la mente me ofrecía. Y otras, las analíticas se centraban sobre algún tema relacionado con el Budismo. Una gran variedad, siempre guiados por Richard quien nos iba indicando con una voz suave lo que teníamos que ir haciendo en cada momento. Los dos últimos días fueron intensivos en meditación, lo que ayudó a cimentar todo lo aprendido. A parte de las sesiones tuvimos algunas clases de yoga para preparar el cuerpo y realizar estiramientos útiles para la meditación.
A partir de ahora mi intencion es seguir meditando a mi manera, quizás por las mañanas para seguir avanzando en descubrir mi mente, que parece ser que tiene muuuuuuchas posibilidades, como las de cada uno de nosotros.

De Mc Leod

El segundo objetivo del retiro fue entrar a conocer el budismo de una manera más profunda de lo simplemente superficial. Realmente fue otra grata sorpresa. Más que religión hablaría de una filosofía. Muchas de las cosas de las que hablamos estos días son perfectamente aplicables a nuestra vida diaria. Otras muchas, por suerte, ya las estaba aplicando anteriormente sin un fundamento budista pero igual de válido. Y en cuanto a la visión más religiosa o necesaria de una cierta fe, pues ahí queda. Glen, nuestro profesor australiano, y uno de los mejores profesores que he tenido nunca nos explicaba cada una de las bases del budismo tibetano en su rama del Mahayana. Conceptos como paciencia, apego, aversión, ira, sabiduría, compasión, vacuidad, camino espiritual y algunos otros se relevaron como básicos para entender la filosofía. Estos conceptos tenían que ser explicados una y otra vez ya que muchas veces las traducciones literales del sánscrito o del tibetano no reflejaban correctamente lo que querían sugerir. Me sentí muy a gusto con todo lo explicado y sin convertirme al budismo de momento, pienso aplicar mucho de lo aprendido en mi vida diaria. Todas las clases fueron en inglés, espero haberlo entendido todo correctamente......

De Mc Leod

En resumen, mi estancia en Tushita la recordaré gratamente por todo lo que he aprendido y puedo aplicar a mi vida sin mucha dificultad. La comida india vegetariana estuvo muy bien y estar 10 días en silencio resulto ser más fácil de lo previsto. El centro estaba situado entre arboles en la montaña a unos km de McLeod Ganj. Tuvimos lluvia cada día al ser época del monzón y estuvimos acompañados en todo momento por una colonia de monos que habitaba el lugar y era nuestra única fuente de distracción.

De Mc Leod

Saliendo del retiro nuestras mentes habían cambiado, estábamos relajados, satisfechos con todo lo realizado los meses anteriores y sin haberlo hablado anteriormente ambos decidimos que nuestro viaje había llegado a su fin. Era una bonita guinda para el pastel y adelantamos nuestro vuelo de regreso unos 15 días!

2 comentarios:

  1. Increible y alucinante!!!!!!!!! Gracias por dejarnos ser participes cada día desde Girona de vuestras experiencias, a través de palabras e imágenes...gracias....y hasta muy prontito...besitos de Ainoa , Enia y Nuria

    ResponderEliminar
  2. Super interesante vuestro blog y sobre todo vuestro viaje, un sueño. Un placer haberos conocido. Angélica.

    ResponderEliminar